martes, enero 08, 2008

Arrikipsicodelia


El desvarío con las hormonas inestables no tiene límites xD Dedicado a una de las mejores rubias de todos los tiempos. Y, como ponía en la camiseta que le regaló su "amigo invisible", el otro día tuve una pesadilla: soñé que era rubia...

Besitos, mi amol ;)

1 comentario:

Trimurti dijo...

¡Los ojitos aún me hacen chirivitas ante tanta "chicodelia"!
Qué suerte tiene la rubia de tener una Arri pendiente de ella :-P
¡Un bechazo desde la distancia!