domingo, septiembre 06, 2009

La vida es sueño

Todo empezó con un sueño...

Soliloquio de Segismundo en La vida es sueño

Pedro Calderón de la Barca

Sueña el rey que es rey, y vive
con este engaño mandando,
disponiendo y gobernando;
y este aplauso, que recibe
prestado, en el viento escribe,
y en cenizas le convierte
la muerte, ¡desdicha fuerte!
¿Que hay quien intente reinar,
viendo que ha de despertar
en el sueño de la muerte?

Sueña el rico en su riqueza,
que más cuidados le ofrece;
sueña el pobre que padece
su miseria y su pobreza;
sueña el que a medrar empieza,
sueña el que afana y pretende,
sueña el que agravia y ofende,
y en el mundo, en conclusión,
todos sueñan lo que son,
aunque ninguno lo entiende.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.



Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño (Madrid, 17 de enero de 1600 – Madrid, 25 de mayo de 1681), a quien pretendían ordenar sacerdote y se convirtió en militar, y más adelante, en dramaturgo, no se podía negar que tenía buenas salidas:

O esto es bueno o es malo; si es bueno, no se me obste; y si es malo, no se me mande.

Bueno, pues eso xD

1 comentario:

Eritreo dijo...

Cuantas veces usaríamos esos dos últimos versos sin ni siquiera saber el nombre del autor. El pueblo llano e ignorante (vamos... que yo mismo) te doy las gracias por obligarnos a leer los versos anteriores a los ya conocidos.

Saludos, Eritreo