lunes, diciembre 28, 2009

Reflexiones de madrugada




Otra vez no puedo dormir. Como no puedo dormir, aprovecho para escribir en el blog :P

Estos días de fiesta me han dado la oportunidad para relajarme mentalmente. Y es que estas navidades no he hecho nada. Tenía un ritmo de trabajo de la pera, y menos mal que ya terminé el noken, que si no me da algo. Y es que, cuando uno está muy acelerado, parece que relajarse cuesta más y hay que bajar el ritmo si queremos conservar nuestra salud mental. Ahora me gustaría seguir con el japonés pero aprovechar para poner en marcha un par de proyectos personales que tengo por ahí. Ya veremos a ver qué pasa.

Por otra parte, ayer tuvimos cena de clase. Lo bueno es que de vez en cuando nos juntamos y eso está guay, porque te pones al día de la vida de la gente, cotilleas y te echas unas risas. También te das cuenta de que hay gente que nunca cambia, que ya pueden tener atisbos de patas de gallo pero parece que no desarrollan el cerebro. Y se creen con total libertad para soltarte las borderías que les salen del cimbrel, y tú ahí a aguantar, para que luego encima no se acuerden. Pues ayer no me dio la gana y la verdad es que me fui de muy malos modos, pero cuando me tocan las narices y además me duele el estómago, no atiendo a razones.

Pero bueno, tengamos la fiesta en paz, que las navidades son época de paz y amor xDD Mi amor está ahora mismo un poco lejos, aunque ya queda menos, y también me alegra ver que a mi alrededor van surgiendo chispazos de amor de vez en cuando. Me gusta ver a la gente feliz :D

Y bueno, estas noches después de un día de semi-resaca son las peores porque te pones a pensar en dónde podrías estar y en dónde estás y te dan ganas de coger un avión y mandarlo todo a tomar por culo. Pero todo se andará, y es mejor no precipitarse.

1 comentario:

Susonauta dijo...

Está bien eso de dar un puñetazo en la mesa de vez en cuando. Aunque reconozco que me parece bien pero yo rara vez lo hago.