viernes, agosto 13, 2010

Rota



Esta mañana me dolía todo el cuerpo. Menos mal que es viernes. Ha sido mi consuelo para arrastrarme fuera de la cama, hacerme un café (descafeinado) y ponerme algo de ropa. Joder, qué día tan chungo en pleno agosto. Debo estar como el tiempo.

Esta semana me está doliendo mucho la cabeza. Y también se me va más de lo normal. Venía conduciendo, y de repente estaba casi en la puerta de mi curro. ¿Cómo es posible? ¿Qué ha pasado con el tiempo que me falta? Se me habrá ido la cabeza otra vez. A veces me asusto de lo autista que puedo llegar a ser sin darme cuenta. Incluso trabajando, si me aislo del mundo de repente no sé ni dónde estoy por unos segundos. Como ahora, por ejemplo.

Tengo que centrarme. Enfoca, Yune-san.

No hay comentarios: