viernes, octubre 28, 2011

En el tren 27/10/2011


Hay cantidad de cosas que me llaman la atención de la India que no he llegado a poner en el Blog. Por una parte, la diferencia de precios que hay para turistas e indios. Es abismal. El fuerte rojo vale 10 rupias para indios y 250 rupias para extranjeros. El Taj Mahal debe ser más a lo bestia: no sé si son 20 rupias para indios y 750 rupias para extranjeros. Con 750 rupias puedes vivir un día en la India!!


También me llama mucho la atención que, desde bebés (menos de un año), las niñas van pintadas y enjolladas. Les ponen la raya del ojo como la Lola Flores y un montón de pulseras. Existe una tradición que es dejar las pulseras colgadas de los árboles de los templos para tener muchos hijos. También me he comprado unos anillos para los dedos de los pies y ayer me contaron que esos los llevan las mujeres casadas, que son como los anillos de la mano. Bueno, pues mejor, a ver si me dan menos la brasa xD


Ayer tuve que esperar tres horas en la estación de Guntakal para hacer el trasbordo desde Hospet, que, por cierto, me dieron un billete de “waiting list” (sin plaza confirmada) y ni me enteré. Pero yo entré en el tren, que iba tan abarrotado parecía que la gente iba a salir despedida por las ventanas, y allí me senté en una esquina. La gente me hablaba (creo que en el dialecto de Karnataka) pero yo no sabía qué responderles, porque no entendía nada. Así que sacaba el mapa y decia “Puri”, y ellos decían “aahhh”, pero fue lo único que hablamos.


En la estación, vinieron unos niños, tres hermanos, y estuve un rato jugando con ellos. La hermana mayor sabía algo de inglés y los otros dos parecía que entendían, aunque les daba mucha vergüenza hablar. Me dijeron que iban a Goa de vacaciones de Diwali. Después me presentaron a sus padres que me invitaron a cenar arroz y una salsa superpicante (como no xD).Ese día fue el único día que se me ocurrió comer algo en la estación, y me invitan a cenar xDDD Pero para no ser descortés, aunque no tenía hambre, me lo comí todo.


La verdad es que agradecí estar con la familia, porque de repente a medida que oscurecía empezaron a aparecer cucarachas y tios que se me quedaban mirando... no séme daba más asco de las dos cosas. Además, se me ponían a hablar y me decían “we are friends” y yo les decía que no. Menos mal que los niños se me sentaron alrededor. En realidad, sé que no me van a hacer nada, y que probablemente en ese pueblo no vean a una extranjera más que de pascuas a ramos, pero aún así no me siento cómoda con ocho tíos sacándome fotos como si fuera un mono de feria. Al final les dije que no quería hablar con ellos y parece que se callaron (aunque no se fueron).


Otra cosa, las fotos. Te sacan fotos en todas partes. A veces te lo piden y luego después de sacarse una foto contigo se la enseñan a los demás como si hubieras sido su novia xD Algunos también junto con la foto te quieren dan su teléfono. Pero esto es general, se lo hacen a todos, también a los hombres. Es como si coleccionaran fotos de extranjeros, les llaman mucho la atención. Y ya en la playa es brutal. Y es que las extranjeras tenemos fama de chicas fáciles, y entre eso y que las indias no enseñan los hombros y las rodillas ni de coña, pues ya ves, es como si fueran a la playa y tuvieran a la stripper de turno.


Hablando de fotos, en Hampi todos los niños venían corriendo a que les sacases fotos. Se peleaban por posar en la cámara, eran muy graciosos. A veces te pedían dinero, pero con decirles que no, ya vale, no eran pesados como en otros sitios.


En Anegundi, un pueblo cerca de Hampi, comí el mejor talhi indio que he probado hasta ahora. Además, fue un puntazo porque nos ponen en la mesa hojas de plátano. Pensábamos que eran manteles, pero eran los platos!! luego te van sacando los demás ingredientes: polvo de masala con aceite de coco, lentejas con curry, mogra especiada (una especie de pimiento con forma de estrella), pepinillos picantes, chapati y arroz. Lo vas mezclando todo y te lo vas comiendo con la mano. Fue una experiencia muy divertida. Luego coges la hoja y la tiras. Biodegradable al 100% xDD


Ahh, hablando de biodegradables, en los trenes, los indios tienen la costumbre de tirarlo todo por la ventana: botellas de agua, plásticos, papel de aluminio de la comida, pañales de los niños... absolutamente TODO va por la ventana. Yo alucino. No tienen la cultura de mantener limpias las cosas.


Creo que mañana más y mejor.

No hay comentarios: