viernes, octubre 28, 2011

En el tren 28/10/2011

Llevo 24 horas en un tren y todavía me quedan cinco. Cuando viajo, la percepción del tiempo se distorsiona completamente; se alarga y parece que llevo años así, pero por otra parte, ha pasado ya un mes casi sin darme cuenta. Voy a un sitio, conozco a gente, hago amigos, a veces incluso viajo con ellos, me despido, y vuelta a empezar. Me gusta conocer gente, disfruto, pero me pregunto cómo será esto a la larga. Tus cosas caben en una mochila, y tus amigos van y vienen. Bueno, tus amigos. Supongo que lo tendré que descubrir poco a poco.


Es increíble la buena gente que estoy conociendo por el camino. No sé si es por casualidad, o porque en tres o cuatro días no te da tiempo a ver como realmente son. Aunque también he conocido a algunos a los que con cinco minutos tenía bastante. En eso me suelo guiar bastante por mi instinto y de momento me va bien.


A ratos me da pena que mis amigas no estén aquí para acompañarme, sería genial. Pero en ese caso, no habría conocido a mucha gente de los que he conocido. Y si decidí a irme sola, fue por algo.


En Hampi he pasado unos días geniales con un vasco y una italiana. Han sido los más majos que he conocido hasta ahora. Además, el idioma ayuda mucho. Es mucho más cómodo hablar en castellano que en inglés o japonés. El japonés me encanta, pero necesitaba un respiro, me sentía muy limitada. Todavía tengo que aprender mucho más.


Esta vez voy camino de Puri, un lugar de peregrinación en Orissa, en la otra punta de la India. Voy a ver si me pongo a leer o a ver una peli para matar el tiempo. Igual otra vez que escriba me veis en un rickshaw por Sri Lanka xDD

No hay comentarios: