lunes, noviembre 07, 2011

De colada

Bienvenidos a la Celda 511 xD


Sí, de colada de las guapas. Hoy me he colado en un tren indio xD

Resulta que tenía el billete de Gaya a Varanasi para dentro de dos días, pero Bodhgaya ya no tenía mucho más que ver, y quería tener tiempo para hacer un curso de una semana de yoga en Rishikesh, así que decidí salir al día siguiente de llegar. Voy a mirar los trenes y.... waiting list de 200 personas!! No way!! Se me había pasado la oportunidad de comprar el tatkal, y ya no había billete.

Así que miré en www.erail.in la disponibilidad de trenes y vi que había uno que paraba en la otra estación de Varanasi, en a tomar por culo. Pero por lo menos, llegaba a las 5 pm, que era todavía de día.

Y es que estaba leyendo la Lonely Planet y te dicen "Varanasi es una locura de ciudad. Te agobian con todo, los vendedores de rickshaw siempre te timan y te llevan a donde no quieres ir, y además, hay mucha mafia alrededor de las estaciones de tren, así que tened cuidado. Llevad siempre bien vigiladas vuestras pertenencias. No salgáis de noche y no caminéis solos cuando haya oscurecido. Pero bueno, no os volváis muy paranoicos y disfrutad de la ciudad".¿¡Mafia!? Yo no estaba nada paranoica antes de leer la guía, la verdad. Pero ahora casi que hasta tengo miedo.

Total, que visto lo visto, decidí que merecía más la pena coger un rickshaw desde la conchinchina, o la estación de Mugal Sarai, que me llevara al centro de la ciudad, y llegar antes de las 9 de la noche, que ya es un poco tarde para buscar guesthouse y toda la pesca.

Miré el horario de trenes, y me metí en el primer tren que iba a Varanasi. Yo y 53539879869879 personas detrás. Yo pensaba que me daba un jamacuco. ¿Qué pasa? ¿Que todos los de la waiting list se han metido a la vez? Pues un señor muy majo me deja sentarme en parte de su asiento, y me pregunta que por qué no tengo asiento reservado. Le cuento una milonga, en plan "tengo billete pero tengo que coger una conexión antes y por eso ya no he podido bla bla bla". No estoy muy segura de que me haya entendido, pero no dice nada.

A todo esto, pasa el revisor, y les pide el billete a varios de nuestro compartimento, que en teoría es para 6, pero estábamos más de 12. A mí no, gracias a dios. Yo me pongo a mirar por la ventana y a hacerme la sueca, y se van.

Y el señor vuelve a la carga con "which country belong to? what's your name? are you married? what are your studies?". Esta vez me inventé que no estaba casada, pero que vivía con mi novio, que conocí en la universidad. A los señores mayores les encanta preguntar hasta cuanto has estudiado, qué has estudiado, y esas cosas. Y de repente me pide que le enseñe el billete. Se lo doy, y me dice " Pero este tren no es este." "ah...." "¡Viajas sin billete!" Y se empieza a partir la caja.

A todo esto, yo me hago la rubia, y digo "¿pero hoy no es 9? Es que como llevo tanto viajando..."

Y se lo empieza a contar a los del vagón, que me miran y sonrien. Y a continuación, dice "no te preocupes, esto es India y aquí vale todo". Toma frase!!!

Así que me he bajado del tren, he regateado con los del rickshaw, me han dado 800 vueltas por Varanasi porque el tío no sabía llegar y por fin he llegado a la Shanti guesthouse, que es como una carcel, pero tiene unas vistas preciosas desde la terraza. Como no he mirado ninguna más, no sé que más hay, pero aquí me encuentro bien. Próximo capítulo: las ghats.


No hay comentarios: