miércoles, noviembre 09, 2011

Imponente Varanasi

Ahora me encuentro en la "N", Varanasi

Vista desde la terraza de la Shanti Guesthouse


Gente banándose en el Ganges, que, por cierto, tiene una de mierda...


Después de estar en Varanasi, cualquier otro lugar de la India parece limpio. En ningún sitio he visto tantas vacas como aquí, y por consecuencia, tanta mierda de vaca por metro cuadrado. Pero no solo mierda de vaca, también hay restos de comida, plásticos, y todo lo que os podáis imaginar.

Y cómo está el río... está verde, y opaco. Hoy había un tío bañándose justo al lado de donde estaban quemando un muerto y esparciendo las cenizas de otro. Pero les da igual. Imaginaos el sistema inmunológico de esta gente: ni las cucarachas!! Además, casi todo el mundo va descalzo, les da igual meter los pies en cualquier lado, y por más que te laves las manos y los pies, siempre están negros. Es una cosa...

También es cierto que no puedes dar un paso sin que te acosen. Es una pasada. De hecho, he tomado la decisión de hacer algo que nunca he hecho desde que he llegado aquí: ignorar a los indios. Me hablan, y como si hablaran a la pared. Esta mañana me han molestado algo, pero después, han debido decir “ahí va la autista de antes” y me han dejado tranquila. Es la mejor técnica. No te enfadas, no repites lo mismo como un loro cincuenta veces, y no te quemas.

Hoy me he cambiado de habitación, de la celda 511 a la suite 310. Pago cien rupias más (antes pagaba 3 euros y ahora 4,5) pero, ¡tengo ventana y baño occidental! Todo un lujo, puedo ver el Ganges desde la ventana. Lo que me recuerda que estoy enfrente de la Marnikarnika Ghat, uno de los lugares típicos donde queman a los muertos. ¿Y qué es lo que he visto hoy nada más salir por la puerta? Un cadáver. En total, hoy me han pasado ocho muertos por delante, en camilla, y alguno de ellos embadurnado de mierda de vaca, que dicen que da buena suerte. Pero tiene su punto, porque cuando me pierdo y hay una procesión funeraria, solo tengo que seguir al muerto para encontrar la guesthouse xD

Últimamente he empezado a llevarme la comida que me sobra de los restaurantes y a dársela a la gente que está pidiendo. A veces me siento un poco ridícula con arroz y un chapati envuelto en una mierda de servilleta, pero cuando veo cómo lo agradecen, el ridículo se pasa.

Si bien es cierto que Varanasi no es una ciudad para todos los estómagos, tiene algo especial. Supongo que será para gustos, pero a mí me ha sorprendido gratamente.

No hay comentarios: