miércoles, junio 13, 2012

Haciendo del abogado del diablo

Bueno, ahora que ya os he metido el dedo en el ojo, puedo deciros que no lo he hecho con ánimo de hacer mal a nadie. Solo estaba reflexionando en voz alta. Me he tirado seis meses viajando por sitios por donde la gente no tenía qué comer, ni con qué vestirse; a veces se veían obligados a hacer trabajos asquerosos, a vender a un hijo o a cualquier cosa para sacar adelante a su familia. Gente de 70 años trabajando porque no saben qué es eso de la jubilación.

Y ahora cuando vengo aquí, a un sitio donde nadie se queda sin estudiar, sin sanidad, sin comer o sin vestirse, lo único que oigo es "qué jodidos estamos". Pues igual no estamos tan jodidos como otros.

La situación está mal, claro que sí, pero vamos a tener un poco de amor propio y de proactividad.

Hay que ser optimistas, desde luego. Y ya basta de este tema, que es un rollo :P


No hay comentarios: