lunes, marzo 25, 2013

En Donosti


Llevo un par de semanitas en la ciudad de La Concha arreglando el mundo. Bueno, no es un asunto tan importante, pero yo ya me entiendo xD

Hay mucho curro, me ha bajado la regla, estoy supercansada, estresada, agobiada, y con ganas de volver, pero, por otra parte, estoy disfrutando también. Y es que no todo es malo. Me he llevado un par de sorpresas agradables que me han recordado que hay que disfrutar el momento, venga como venga, y después ya se verá.

También he recordado que hay que ser agradecida. Vives más feliz :D Estoy agradecida de que haya una tienda de sushi justo al lado del hotel. Estoy agradecida por no tener que desplazarme mucho ni pegarme un madrugón porque el hotel está al lado de la oficina (puta casualidad). Estoy agradecida porque la gente de la ofi no se olvida de mí y, de vez en cuando, me sacan de paseo. Y sobre todo, porque estoy recordando cosas que hacía mucho que había olvidado.

No hay comentarios: