martes, mayo 28, 2013

Las chicas de la 6ª planta - Les femmes du 6ème étage (2010)

¿Y qué ha pasado para que Arri escriba tan seguido en el blog? Pues que tengo que recomendaros una película:




Título original     Les femmes du 6ème étage
Año             2010
Duración   106 min.
País            Francia
Director     Philippe Le Guay
Guión         Philippe Le Guay, Jérôme Tonnerre
Música Jorge Arriagada
Fotografía Jean-Claude Larrieu  
Reparto Fabrice Luchini, Sandrine Kiberlain, Natalia Verbeke, Carmen Maura, Lola Dueñas, Berta Ojea, Nuria Solé, Concha Galán, Muriel Solvay, Annie Mercier
Productora Les Films de la Suane / France 2 Cinéma
(datos tomados de filmaffinity)

Por culpa su culpa, mañana me moriré de sueño, pero una vez empezada no he podido dejar de verla. Y es que es de las típicas películas de las que no has oído hablar, pero están empezando en el momento oportuno en que te sientas a ver la tele. Sí, lo confieso, a veces veo la tele :P

Es una película francesa ambientada en el París de los años 60.  La historia nos presenta a María, que por necesidad, se ve obligada a emigrar a Francia para buscarse la vida. Al amparo de su tía, Concepción, se instala en una de las habitaciones de la sexta planta de un edificio pijo, donde vive el servicio, y...  hasta aquí puedo leer.

Aunque cuenta una dura realidad para muchas mujeres emigrantes, es una comedia fresca, entretenida y divertida.  Pese a su argumento predecible, me ha enganchado completamente. He disfrutado mucho con la decoración, la ropa de la época, con la música, con sus diálogos con chispa y sus portadas de revista que hacen guiños históricos. Sí, a base de clichés, pero te arranca la sonrisa de los labios.

Os dejo el tráiler para que le echéis un ojo, pero yo os recomiendo verla a ciegas ;)




sábado, mayo 25, 2013

Miss Despistes

La entrada de hoy la escribo desde una mezcla de perplejidad -aún no me lo creo del todo- y orgullo por poder añadir otra gambada como esta mi lista de despistes.

Entre ellos, se cuentan anchoas varias como ir de camping y dejarme la tienda en casa, ir a trabajar en coche y venir andando (DOS veces), y luego pensar que me habían robado el coche, no ponerme sujetador por las mañanas (o incluso las bragas), olvidarme de llevar a mi hermano a clase... y podría seguir pero no quiero aburriros.

Pues la última "yunada" tampoco tiene precio. En enero, toda feliz, me compré mi entrada para el Circo del Sol y tenía una ilusión de la leche. Pero si a Dinio"la noche le confunde", a mí me confunde la noche, la tarde, la mañana... Y hoy me he ido tan feliz al centro comercial. Y allí estaba, a mi puta bola, hasta que recibo un wassup "si llegas más tarde de menos cuarto no entras". Ahí, mis dos neuronas activas después de la juerga de ayer reaccionan y dicen "entrar... Entrar? ENTRAR??????"

Pues eso, que tendré que ir otro día que me acuerde de llevar ropa interior xD

Feliz día del orgullo friki!!

Porque aunque una se haya reformado y parezca una chica normal, todos sabemos que no es así.

Porque sigo teniendo mi mantita de Pukka para echar la siesta, mi taza de P-chan para el café y leo Kamisama Hajimemashita on-line. Y porque tengo mi póster de Spiderman esperando en el armario a ser colocado, mis kanjis enmarcados y mi camiseta favorita es la de Wonderwoman. Y por muchas otras cosas que podría poner aquí, pero me las reservo para mí.

Porque un friki se nace, no se hace. Y si alguien no sabe qué son todas estas cosas, quizás hoy no sea su día ;)

miércoles, mayo 15, 2013

Consejos para regatear en la Medina de Marrakech

 El zoco de Marrakech

El lunes a la noche ya llegué de este país maravilloso, pero mientras venía en el avión se me ocurrió hacer un post sobre el regateo. Suele ser algo difícil y estaba desentrenada, pero fue como andar en bicicleta: una vez que me puse a ello, salío solo xD

Lo fundamental para regatear es caerle bien al vendedor. Si le caes en gracia, lo mismo tiene ganas de venderte algo sin sangrarte y te baja el precio. Así que conviene entrar con una sonrisa en la boca, saludando, preguntando por la familia o por algo que se preste a conversación.

Después, tampoco conviene avalanzarse sobre aquello que nos gusta cual águila real sobre una presa, puesto que una vez que descubren lo que te gusta, misteriosamente, será el objeto más caro de la tienda: o por el trabajo del artesano, o por el color, o por la calidad, o por el acabado...

Así que hay que ir preguntando por varios objetos y pasar de uno a otro con curiosidad. Y en medio, metemos lo que nos gusta.  También conviene tener una idea de lo que puede costar o hasta dónde puedes habar habiendo mirado el alguna otra tienda para comparar.

Hay que partir de la base de que ellos son perros viejos y nos dan siete millones de vueltas. Cualquier cosa que digas -de dónde eres, qué te gusta, en qué trabajas,  la cara que pongas, lo que le consultes a tu amiga... - le dará pistas al vendedor de cuánto te puede sacar.

Así que hay que ser cordial pero sin contarle nuestra vida. O si damos datos, hay que ser conscientes del efecto que tienen. Algunas bromas sanas tampoco vienen mal, ayudan a relajar el ambiente.

Una vez que preguntas un precio, ellos esperan que compres. Así que cuidado con regatear a la ligera. Si ellos te dicen 160, y quieres pagar 100, tendrás que empezar por 60 para ir subiendo. Si ellos vam bajando de precio y tú  no, quedas como un intransigente. Y si de partida ya le das un precio muy bajo, puede ser que se le quiten las ganas de seguir. Así que, como decía, el hecho de tener un precio orientativo viene muy bien.

Así que si ellos te dicen 150, luego tú dices 70, y así hasta que cierres en 90, 100 o 110, como mucho.

A veces suele ser mejor ir a última hora de la tarde porque puede ser que encuentres al comerciante que lleva todo el día sin vender un bolígrafo y esté deseando quitarse el gafe de encima. Yo en particular, no compro a vendedores que me caen mal o me presionan demasiado. Hay algunos que solo buscan desplumarte.

Eso sí, si te vas de una tienda sin comprar y luego vuelves, no esperes que te bajen el precio. Incluso puede que te lo hayan subido desde su última oferta. Ya te tienen agarrado por los huevos. Así que será difícil conseguir que te igualen lo último que te dijeron.

Como todo, hay gente que se presta más al regateo que otros. Hay algunos que sólo quieren trincar la pasta y perderte de vista. Es mejor pasar de estas tiendas.


Qué no decir cuando estás regateando: (casos reales)

"¡Qué barato! Esto en España te cuesta el doble".
"Esto en España no lo encuentras".
"El de la otra tienda nos pidió más".
"Ese era el que te gustaba, ¿no?".
"Llevas todo el día detrás de uno de esos".
"Era justo lo que estaba buscando..."

Si estornuda el vendedor, no digáis "Jesús", a mí me salió sin querer... @_@

domingo, mayo 12, 2013

De camino a Marrakech

Esta mañana hemos desayunado en la terraza del hotel Tifawen ("amanecer" en bereber) , en el km 11 de la garganta del Dadés. Es un entorno único, con los pájaros volando sobre los árboles, el riachuelo y la garganta rojiza de telón de fondo.

El sitio es para recomendarlo: nos han cobrado 200 dirhams (unos 20 euros) por las dos con cena y desayuno incluidos, en una habitación gigante, con baño y un balconcito que daba a la garganta.

Pero como todo lo bueno se acaba, nos hemos puesto de camino a Marrakech, nuestro último destino en Marruecos, por esta vez.

Todo el mundo nos ha dicho que es una ciudad caótica y cara. A ver lo que descubrimos.

Por ahora, la impresión general del país es bastante buena. Hay jetas, como en todas partes, pero la gente es muy amable, les gusta hablar contigo y preguntarte cosas. Y los bereberes tienen unos rasgos muy marcados, muy atractivos. Son más tranquilos y muy muy amables.

Si tenéis pensado venir, es un viaje altamente recomendable :)

Pd: os pongo algunas fotos que he sacado desde el bus para que veáis el contraste de paisajes.

Desayuno en la Garganta del Dadés

Una ventisca con las montañas del alto Atlas nevadas al fondo, 
entre Boumalne y Kelaâ M'Gouna.

Un lago en un paisaje desértico, pasando por Ouarzazate.

Las curvas infernales acercándonos a Marrakech

El alto Atlas: Las gargantas de Todra y Dadés

Os estoy escribiendo este post desde uno de los lugares más impactantes que he visto nunca. Vamos por partes, que hay muchas cosas que contar.

Ayer llegamos a la garganta de Todra desde Rissani. Después de un 4x4, un grand taxi colectivo en el que sudé más que en un hamman y una furgo-autobús local, llegamos a esta impresionante garganta. Según te bajas del bus, ves como dos paredes gigantes rojizas te engullen hasta el fondo. En otro tiempo debió pasar por allí un gran río del que hoy solo queda un hilillo de agua cristalina.

Es un paisaje desértico, lleno de pedruscos y gravilla, que se hace un poco árido. Pero como somos dos chicas intrépidas, provistas de unas playeras Converse All Star, un pañuelo para la cabeza y una botella de agua que compramos de camino, nos propusimos hacer la ruta de la garganta de la Lonely de tres horitas, que "no tenía pérdida". Va a ser que algo de pérdida sí tenia. Para empezar, salimos cuando ya pegaba el sol, y para más inri, yo me dejo la crema solar en el albergue. También me dejo el áloe vera, y menos mal q la cabeza la llevo puesta.

El camino se distinguía con dificultad. "Camino" digo por llamarle algo. Cuando llevamos un ratito andado (cuesta arriba por un camino de pedruscos) nos encontramos con una madre y su hija, y sus cuatro mulas, que nos piden agua. Se nos ocurre darle y la chavala agarra la botella y empieza a darle tragos como la Maru con el cubata. Para cuando me sale "arrete!" ya se ha trincado la mitad. Luego nos piden comida, luego unas monedas y luego crema para el sol. Cuando les decimos que no empiezan a murmurar algo de "seguro que estas guiris no son tan estúpidas como para salir sin crema". Pues si, lo somos.

Pero ese solo era el principio de nuestro tormento. Un calor de morirse, sin sombra, no corre el aire, cuesta arriba, con las reservas de agua por los suelos... No se veía ni un alma. Ah, bueno, encontramos a una pareja de franceses que se dieron la vuelta. Nos animamos mogollón xD

Pues allí seguimos andando como si nos fuera la vida en ello. Después, agotada ya como estaba, se me ocurrió innovar para atajar y casi nos despeñamos por un sitio que no había ni camino. Qué show.

Así que 4 hrs y mucha suerte después habíamos llegado por fin a un palmeral -que nos pareció un autentico oasis- con un riachuelo en el que unas mujeres estaban lavando. Nos empezamos a quitar ropa para refrescarnos y una chica, descojonándose, nos dice "ça ces't pas la plage!" ("esto no es la playa!"). Yo creo que tenía miedo a que nos quedáramos en bolas o algo xD

Después, como queremos ver muchas cosas en poco tiempo, después de otro grand taxi- sauna y dos furgos locales, llegamos a la garganta del Dadés. Qué paisaje. Un oasis en medio de un paisaje desértico. Qué impresionante. Todo lo de alrededor es paisaje yermo y esto está lleno de arbolitos, pájaros que cantan y vegetación. Y desde aquí os estoy escribiendo hoy.

Pero ya me voy a dormir, que hay que descansar para el viaje de mañana. Gabon!!














En el desierto: Merzouga y Erg Chebbi

Una cosa que hicimos y que hay que procurar no hacer es contratar una excursión en las grandes ciudades porque te clavan mogollón. Y mucho menos cuando se acaba de llegar al país. Pero bueno, la cosa salió así y en Fez contratamos la excursión al desierto a un chico que decía que su familia era bereber.

El chico, dicha sea verdad, se desvivió por nosotras y hasta nos fue a comprar los billetes de autobús para el día siguiente. También nos hizo de guía por Fez y visitamos sitios muy chulos gracias a él.

Ahora, vista la cara angulosa y atractiva de los beréberes, y esos ojos tan profundos, veo que tenía de beréber lo que yo de sueca. Al final, aunque un poco cara, no nos salió tan mal la cosa y fue una experiencia muy bonita.

La cuestión es que llegamos a Rissani en el bus nocturno, a las 6 am y nos vino a buscar un tal Ismael. El Ismael sólo apareció para trincar la pasta y nos dejó con otro chico muy amable pero que no hablaba ni papa de español y francés, lo justo.

Rissani es una ciudad donde antiguamente confluían varias rutas comerciales y está situada a la entrada del desierto Erg Chebbi, a donde nos dirigíamos. Es caótica, sucia, y polvorienta. Sus habitantes están chapados a la antigua, es decir, musulmanes estrictos, y como viven del turismo, tienes esa sensación familiar de que cada vez que te miran a la cara ven un billete de 50 euros.

Ahora, os voy a soltar los típicos consejos gratuitos pero que os van a venir bien si caéis por aquí. Si vienen a daros la brasa, "la, shukran", no gracias. Pueden ponerse muy pesados o incluso agresivos. A mí me han llegado a escupir y a decirme que me vaya a mi país por pasar de un guía pesado. No entréis al trapo, pasad del tema. No contestéis a sus preguntas, porque cuanto más bola les deis, más difícil será cortar después. Ni de dónde sois, ni dónde os alojáis, ni a dónde vais, ni en qué currais. Lo mejor es hacerse la sueca. Hablarles en euskera también funciona porque no pillan el acento y se quedan cortados.

Por supuesto, esto cambia en otras zonas del país pero Rissani es dura. La ciudad en sí no tiene mucha historia: un mercado curioso de ver, algún edificio decrépito que conoció tiempos mejores... No está mal para dar un voltio pero nada más.

De Rissani nos fuimos en un todo terreno hasta el desierto, y nos dejaron descansar en una habitación de albergue sin lujos pero agradable. Después del viaje, que va parando por todos los pueblos habidos u por haber, durmimos como marmotas xD

Esa misma tarde fuimos en camello con otros dos españoles que se alojaban con nosotras hasta adentrarnos en un pequeño... -no sé definirlo... poblado? - en el Erg Chebbi. No había nada: un pozo, cuatro cabras, una madre con tropecientos niños, y cinco jaimas. Nada más. Ah, y una gatita súper joven con una camada de gatitos.

Me impresionó el hecho de que no hubiera nada más. Yo me esperaba un resort de vacaciones con camellos y tal y una horda de turistas que se pegaran por ver de cerca a la bailarina de danza del vientre. Pero no. Fue todo muy simple. No había nadie (que pudieramos ver u oir). Comimos cuscús preparado por el guía, vimos las estrellas, hablamos un rato, y en seguida a dormir, que a las 4 am había que ver amanecer.

A la mañana siguiente, nos levantamos prontísimo para que nos diera tiempo a subir a una duna y ver amanecer. Nos costó un huevo trepar por la arena, pero fue genial ver como los tonos del desierto van cambiando a medida que sale el sol.

Después, volvimos en camello y nos dieron el desayuno de los campeones. Y de allí, nos dirigimos al valle del Dadés. Pero esa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión.










martes, mayo 07, 2013

En fez

Llevamos un par de días aquí y la ciudad nos ha sorprendido gratamente. Es muy auténtica y hay un turismo moderado. La gente, muy amable. Las calles, bastante limpias. Y en comparación con otros lugares, no son nada pesados.

Después de experiencias como La India o Egipto, Fez da de sí como para entablar conversaciones con los marroquíes sin volverte paranoica o desconfiar. Bueno, aún así, hay que andarse con ojo, porque gente jeta hay en todas partes y no hay que pasarse de ingenuos. Muchos te piden dinero si te pierdes y te indican el camino. Otras, te intentan llevar a su terreno diciendo que tal o cual callé está cortada.

Pero en general, muy bien. Eso sí, me esperaba el país un poco más barato. Creo que es también porque a nosotros no nos cobran lo mismo que a la gente de aquí. Ayer me querían cobrar por un helado 2 euros, y por un paquete de incienso, 4 euros!!! Estamos locos o que!?!?

Esta noche salimos para Mezrouga, en el desierto. Haremos la típica excursión de turistas, con paseo en camello y dormir en una jaima, en un poblado beréber. Aunque creo que nos lo pasaremos bien :D

Próxima entrada: aventura en el desierto!!!



jueves, mayo 02, 2013

A Marruecos



 Foto robada de Google, que podría ser cualquier sitio del Magreb xDD

Pues eso, que mañana empieza mi aventura marroquí. Empezamos con unas amigas en Bilbao, pasaré por Londres (de nuevo) y acabaré con una rubia en Marruecos. A ver dónde acabamos porque vamos las dos más tranquilas... No tenemos ni idea de la ruta, ni de dónde dormir, ni ná de ná xDD

Pero seguro que acabamos de pm. Va a ser un viaje un poco chamánico, jejeje.