domingo, mayo 12, 2013

De camino a Marrakech

Esta mañana hemos desayunado en la terraza del hotel Tifawen ("amanecer" en bereber) , en el km 11 de la garganta del Dadés. Es un entorno único, con los pájaros volando sobre los árboles, el riachuelo y la garganta rojiza de telón de fondo.

El sitio es para recomendarlo: nos han cobrado 200 dirhams (unos 20 euros) por las dos con cena y desayuno incluidos, en una habitación gigante, con baño y un balconcito que daba a la garganta.

Pero como todo lo bueno se acaba, nos hemos puesto de camino a Marrakech, nuestro último destino en Marruecos, por esta vez.

Todo el mundo nos ha dicho que es una ciudad caótica y cara. A ver lo que descubrimos.

Por ahora, la impresión general del país es bastante buena. Hay jetas, como en todas partes, pero la gente es muy amable, les gusta hablar contigo y preguntarte cosas. Y los bereberes tienen unos rasgos muy marcados, muy atractivos. Son más tranquilos y muy muy amables.

Si tenéis pensado venir, es un viaje altamente recomendable :)

Pd: os pongo algunas fotos que he sacado desde el bus para que veáis el contraste de paisajes.

Desayuno en la Garganta del Dadés

Una ventisca con las montañas del alto Atlas nevadas al fondo, 
entre Boumalne y Kelaâ M'Gouna.

Un lago en un paisaje desértico, pasando por Ouarzazate.

Las curvas infernales acercándonos a Marrakech

No hay comentarios: