domingo, mayo 12, 2013

El alto Atlas: Las gargantas de Todra y Dadés

Os estoy escribiendo este post desde uno de los lugares más impactantes que he visto nunca. Vamos por partes, que hay muchas cosas que contar.

Ayer llegamos a la garganta de Todra desde Rissani. Después de un 4x4, un grand taxi colectivo en el que sudé más que en un hamman y una furgo-autobús local, llegamos a esta impresionante garganta. Según te bajas del bus, ves como dos paredes gigantes rojizas te engullen hasta el fondo. En otro tiempo debió pasar por allí un gran río del que hoy solo queda un hilillo de agua cristalina.

Es un paisaje desértico, lleno de pedruscos y gravilla, que se hace un poco árido. Pero como somos dos chicas intrépidas, provistas de unas playeras Converse All Star, un pañuelo para la cabeza y una botella de agua que compramos de camino, nos propusimos hacer la ruta de la garganta de la Lonely de tres horitas, que "no tenía pérdida". Va a ser que algo de pérdida sí tenia. Para empezar, salimos cuando ya pegaba el sol, y para más inri, yo me dejo la crema solar en el albergue. También me dejo el áloe vera, y menos mal q la cabeza la llevo puesta.

El camino se distinguía con dificultad. "Camino" digo por llamarle algo. Cuando llevamos un ratito andado (cuesta arriba por un camino de pedruscos) nos encontramos con una madre y su hija, y sus cuatro mulas, que nos piden agua. Se nos ocurre darle y la chavala agarra la botella y empieza a darle tragos como la Maru con el cubata. Para cuando me sale "arrete!" ya se ha trincado la mitad. Luego nos piden comida, luego unas monedas y luego crema para el sol. Cuando les decimos que no empiezan a murmurar algo de "seguro que estas guiris no son tan estúpidas como para salir sin crema". Pues si, lo somos.

Pero ese solo era el principio de nuestro tormento. Un calor de morirse, sin sombra, no corre el aire, cuesta arriba, con las reservas de agua por los suelos... No se veía ni un alma. Ah, bueno, encontramos a una pareja de franceses que se dieron la vuelta. Nos animamos mogollón xD

Pues allí seguimos andando como si nos fuera la vida en ello. Después, agotada ya como estaba, se me ocurrió innovar para atajar y casi nos despeñamos por un sitio que no había ni camino. Qué show.

Así que 4 hrs y mucha suerte después habíamos llegado por fin a un palmeral -que nos pareció un autentico oasis- con un riachuelo en el que unas mujeres estaban lavando. Nos empezamos a quitar ropa para refrescarnos y una chica, descojonándose, nos dice "ça ces't pas la plage!" ("esto no es la playa!"). Yo creo que tenía miedo a que nos quedáramos en bolas o algo xD

Después, como queremos ver muchas cosas en poco tiempo, después de otro grand taxi- sauna y dos furgos locales, llegamos a la garganta del Dadés. Qué paisaje. Un oasis en medio de un paisaje desértico. Qué impresionante. Todo lo de alrededor es paisaje yermo y esto está lleno de arbolitos, pájaros que cantan y vegetación. Y desde aquí os estoy escribiendo hoy.

Pero ya me voy a dormir, que hay que descansar para el viaje de mañana. Gabon!!














No hay comentarios: