martes, agosto 13, 2013

Sueños



Hay muchas clases de sueños. Algunos son sueños basura, en los que la mente se enreda con asuntos que nos inquietan y nos crean angustia. Entrañan miedos a menudo disfrazados y normalmente no reconocidos. Estos sueños nos estresan y no nos dejan descansar.

Otros sueños son anhelos e ilusiones que tenemos en lo más hondo de nosotros. Esta clase de sueños son bonitos, nos hacen disfrutar y no son reales. No por ello dejan de ser importantes.

Pero hay más clases de sueños. Y cuando nos despertamos de unos o de otros, se nota la diferencia. Las sensaciones, los sentimientos, los olores... todo lo que pase en estos sueños es importante. Pero muchas veces, aunque nos llega la información, no podemos traerla a nuestra "vida de despiertos". Es curioso, porque todo está ahí, solo que no lo recordamos. O a veces sí.

Hay que prestar atención a los sueños. Nos dan pistas muy importantes sobre quiénes somos, y a veces nos presentan las respuestas a nuestros problemas. Nos permiten despedirnos de gente con la que,  por uno u otro motivo,  ya no estamos en contacto. Nos permiten reencuentros agradables. Nos permite disfrutar.

No busquéis diccionarios de interpretación de sueños, hacéos uno propio. Apuntadlos e hilad significados con situaciones. Es lo más útil y aprenderéis mucho sobre vosotros mismos. Y, si releéis los sueños al cabo de un tiempo, lo veréis todo mucho más claro.

Mañana hay luna creciente. ¡A vivirla!

No hay comentarios: