lunes, septiembre 30, 2013

Nerviosa

Mañana empiezo una nueva etapa y estoy nerviosa. Como siempre que me llega un cambio, me pongo a mirar hacia atrás, hasta dónde he llegado, y hacia adelante, hacia dónde voy. Y de nuevo me siento satisfecha.

Esa solo es una parte. También me siento cansada, estresada y nostálgica. Ese cansancio que no se quita más que con catorce horas de sueño. Será porque estamos llegando a la luna nueva y es la época en la que estamos también más en contacto con el inconsciente. 

Hoy me he puesto a pensar en muchas cosas y a preguntarme qué habría sido de mi vida si hubiera tomado otras decisiones.

Sin embargo, lo curioso de la vida es que, si por lo que sea, pudiésemos echar marcha atrás, acabaríamos haciendo exactamente lo mismo que hemos hecho ya. Por eso no sirve culparse de nada. No podíamos hacer otra cosa con el conocimiento que teníamos en ese momento.

Pero hoy estoy en modo "pensamiento tóxico" y "auto tortura" y no dejo de pensar y darle vueltas a las cosas. Yo tiendo a ello, soy muy mental y hoy no tengo fuerzas para llevarle la contraria a mi naturaleza. 

Así que aquí estoy, leyendo y pensando, apartando el libro, volviéndolo a coger, mirando el móvil deseando que alguien me llame para romper con la inercia de mis pensamientos. Me preparo una infusión, como un cacho de queso, voy al sofá y vuelvo a la cama. 

Presiento que será una noche larga.

No hay comentarios: