miércoles, septiembre 18, 2013

Qué bien he dormido hoy

Aquí estoy, a la puerta del médico esperando a que me saquen sangre. Y de mientras,  sintiéndome feliz por lo bien que he dormido. Ya estamos a miércoles. El viernes queda a un paso. Y con un montón de planes para el fin de semana.

Quizás os choque esta entrada después de la última que escribí. No tendría por qué. Necesitaba desahogarme, y después de una entrada rompedora en el blog y una llamada de teléfono ya estoy muchísimo mejor. Soy intensa, pero de recuperación rápida, gracias a dios (aunque blasfeme xD).

Además, hay que mirarlo todo por el lado bueno. Porque todo tiene un lado bueno. Sólo hay que saber mirar. Y como muchas veces el resultado no está en tu mano, es mucho mejor así. Incluso si nos toca decidir, nos podemos equivocar y eso también hay que saber aceptarlo, y verlo con buenos ojos. Porque somos humanos y no somos perfectos.

 Y una de las cosas más difíciles en nosotros y que a mi en particular me cuesta mucho es perdonarme a mí misma. Sin embargo, cada día me quiero más, estoy más segura de las cosas y todo me parece menos importante. Porque a veces les damos mucha importancia a chorradas que no la tienen. Y nos rayamos, y nos volvemos a rayar... Qué más da todo eso? Te vas a morir por ello? Y, aunque así fuera, puedes hacer algo? Si puedes hacerlo, hazlo, y si no, rayarse tampoco te va a sacar del apuro. 

De esto me di cuenta en la India. Mucha gente que conocí no sabía qué iba a comer al día siguiente o dónde iba a dormir. Y tenían esa tranquilidad de los que no tienen nada que perder. Esa tranquilidad que deberíamos tener todo el mundo. 

Y ahora me toca entrar al médico ya, pero me gustaría terminar con lo de siempre: disfrutemos de lo que tenemos y no seamos nosotros nuestro mayor enemigo. No boicoteemos nuestra salud mental con rayaduras sin sentido y disfrutemos de la vida, que es muy corta.

En dos días, luna llena :)


No hay comentarios: