miércoles, noviembre 27, 2013

Aprender a abrazar




Creo que abrazar debería ser una asignatura obligatoria en el colegio. Es fundamental, y yo aprendí a dar buenos abrazos hace relativamente poco. Y todavía hay cantidad de gente que no sabe cómo abrazar. Abrazan sin ganas, por vergüenza, o porque no les apetece. Yo no suelo abrazar a gente que no me cae bien. Ni me arrimo, si puedo evitarlo. Y otras veces no me separaría de esa persona a la que le debo tanto ni con agua caliente.

Hay estudios que demuestran que el abrazo tiene propiedades terapéuticas. Pero, más allá de todo eso, por lo agradable que es, por lo que reconforta, por lo bien que sienta... deberíamos hacerlo todos los días. Y durante un buen rato.

A veces llegas a casa de un@ amig@ un poco cabizbaja y te da uno de esos abrazos de os@ que te renuevan de energía y cortan el aliento y parece que todo se lleva mucho mejor. Otra veces te encuentras a tus sobris, a los hijos de tus amigas, o a tus primos pequeños que se te cuelgan en pequeños y tiernitos abrazos de koala y dan ganas de comérselos. Y otras veces abrazas a tu pareja llena de pasión, y la abrazas un poquito más, y un poquito más, y un poquito más... hasta que todo lo que queda fuera de los dos ya no existe.

¿Quién no necesita un abrazo?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que te digo..... No puede ser casualidad, es telepatía... ;)

Arrikitukis dijo...

Pero si no crees en ella xD