viernes, noviembre 15, 2013

¿Huir o viajar?



Últimamente estoy actualizando todos los días, ¡no me lo creo ni yo! Aunque sí es cierto que estoy contando  mis historias personales más a menudo de lo que lo solía hacer. Bueno, es una etapa. Como otras muchas que tengo.

Este finde estaba hablando con un amigo de costumbres. Si me pongo a pensar, costumbres, costumbres, no tengo ninguna fija, van cambiando. Es raro, pero cuando llevo una temporada haciendo lo mismo, me aburro, y siento la necesidad de cambiar. Lo  que desayuno, a qué hora me levanto, mi forma de vestir, lo que hago para comer, el deporte que practico, lo que estudio, mis aficiones, los libros que leo... todo cambia.

Por esa razón, creo que necesito estabilidad. Ayer os lo decía en el post. Yo tengo mucha facilidad para romper con todo y volver a empezar. Ya sea aquí o en la Conchinchina. Y ahora estoy luchando por no querer marcharme nunca de aquí. Estoy luchando por establecerme y querer estar en un mismo sitio. ¿Por qué? Porque cuando pasa un tiempo, siempre me quiero ir. Me quiero ir a Japón, a la India o a Laos, pero a cualquier otro sitio que no sea este. Eso se llama escapar, y ya no lo quiero hacer más.

A decir verdad, no sé muy bien de qué estoy escapando. Es algo inconsciente, pero superior a mí. Me entran ganas de salir corriendo y dejarlo todo patas arriba.  ¿Será por las responsabilidades de la vida? ¿Será porque, cuando estoy fuera, siento que vivo una vida que no es la mía? Yo qué sé. Así que ahora, por una temporada, no voy a viajar más. De todas formas, este año ya no tengo más vacaciones... xD


2 comentarios:

raúl dijo...

a veces se agradece no tener que decidir, verdad? ahora lo tienes fácil, sin vacaciones uno tiene que quedarse quieto! bonito blog, oye. me gusta.

Arrikitukis dijo...

Jajaja, sí, sí que se agradece. Últimamente me paso el día tomando decisiones. Pero decidir también libera ;)

Gracias por el comentario ^__^