sábado, abril 19, 2014

Camino de Hue - Control policial

Es la 1:30 am y estamos sufriendo un control policial. Por si no fueran suficientes las 13 horas de autobús, viene la policía a tocar los cojones.

Hacia las 9 pm, nos hemos montado en un bus camino de Hue. Hasta ahí todo más o menos normal, excepto que el bus venía una hora tarde y que el personal ha sido muy desagradable. 

Por supuesto, también hay gente durmiendo en el suelo que habrá untado al conductor para que, no habiendo plazas, les deje subir. He visto que esto de untar al personal está a la orden del día. 

Me pongo música, me entra el sueño, y cuando me quiero dar cuenta, son las 12 am y hay cinco policías súper uniformados en el bus. Nos hacen salir, sacan todo el equipaje y se ponen a registrar el vehículo de arriba a abajo: desmontan los asientos, miran con linterna, separan los bártulos de los vietnamitas y se ponen a revisarlos uno a uno. Están abriéndoles las bolsas y sacándolo todo, uno por uno. Es alucinante.

Y aquí estamos los guiris, esperando a que los pobres puedan recoger su equipaje y subirse con nosotros para arrancar y llegar a  Hue.

Son las 2,30 am. Todo me parece irreal. La mitad de los pasajeros están abajo con su equipaje, todos vietnamitas. El chófer ha sacado un fajo de billetes, ha contado un buen montón y los ha metido en una bolsa de plástico. El resto se lo ha guardado en la cartera. Su ayudante ha cogido el dinero; parece ser que ha untado a la policía. Esta, a su vez, ha requisado unos cuantos bultos, y algunos desafortunados se han quedado en tierra. Parece que los demás seguimos nuestro camino.

No deja de parecerme una especie de justicia divina para este conductor tan prepotente que ha arrancado el bus a propósito con el maletero abierto cuando estaba cogiendo una sudadera de la mochila. A otros chicos les ha hecho lo mismo. Se ha comportado como un auténtico hijo puta. Pero no me gusta nada ir en un autobús con un chófer ofuscado y cansado a las 2 am. A ver dónde acabamos hoy...

24 horas de viaje después, estamos en Hoi An, después de haber negociado duramente el transporte, y hemos encontrado por fin un lugar para dormir. Son las 11 pm del día siguiente. Mañana será otro día.

No hay comentarios: