martes, abril 15, 2014

Ninh Binh y Tam Coc

Hemos venido aquí un poco por carambola del destino, después de salir de una timba de chinos y sobornar a dos revisores de tren. Así dicho suena un poco mal, pero no ha sido para tanto.

La rubia se ha empeñado en venir, porque por mí, podríamos haber terminado en cualquier otro rincón de Vietnam. Pero estamos en Ninh Binh y es la leche. La leche con mayúsculas. Aunque viendo el ritmo al que están construyendo, no sé lo que tardarán en cargarse este paisaje impresionante y a su gente, que todavía es muy auténtica.

Por aquí pasa el río Van, y en Tam Coc, puedes ver sus enormes montañas de caliza mientras navegas en una pequeña embarcación metálica que da la sensación de volcar en cualquier momento. Los remeros van dándole a los pies, como si fuera una bici, mientras miran el móvil, cosen o hacen otras tareas. 

Hemos alquilado unas bicis y nos hemos recorrido la zona de cabo a rabo. También hemos terminado subiendo los 450 mega escalones hasta la cueva de Mua, que de cueva tiene lo que yo de sueca, donde había unas vistas impresionantes. Sin palabras, de verdad.

Ahora estamos tan agotadas q solo pensamos en dormir...







No hay comentarios: